La bestia que devora la rutina - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
La bestia que devora la rutina
Itxu Díaz   |   23/04/2016
Loquillo, claro, es una estrella, pero a su espalda duerme aún un Tibidabo de talento, de ese arte que sin nacer de la actitud, se cimienta en ella.
La tarde en que conocí a Loquillo, nos miramos a la cara, y supe que íbamos a llevarnos bien. Procuro llevarme bien con los tipos de su estatura, por recomendación de mi dentista, pero luego está la admiración y el respeto. La hoguera de silencio en que arde el estrellato nacional -“ah, las estrellas…”- a veces resulta angustiosa. Loquillo, claro, es una estrella, pero a su espalda duerme aún un Tibidabo de talento, de ese arte que sin nacer de la actitud, se cimienta en ella. “De Lope el amor”, declara en A tono bravo, “la rabia de Quevedo / Espronceda, los Machado, Rocinante y Platero / viva las Cortes de Cádiz, y el Himno de Riego / yo como Unamuno / contra esto y aquello”. Nada en Loquillo es casual. Hubo un tiempo en España en que decir que había dos Machados era una invitación a ser proscrito. “Elegí la disidencia / el motor de mi existencia”. De algún modo, todos los grandes de nuestra cultura tuvieron que arrastrarse por la vida con ese mismo motor.

Si Houllebecq, otro disidente, hubo de esconder su atormentado ingenio en Almería, Loquillo se lo llevó de la Barcelona que ya no era, al Norte que aún sigue siendo. Pero Houllebecq es la estrella del rock en Francia, esté donde esté, como Loquillo es un estandarte cultural de todo un país, patrimonio nacional. La libertad, pero también la nobleza, la de juntar a estas alturas a la mejor banda de rock con el más brillante elenco de escritores de canciones para él, que es una disposición muy concreta del poderío artístico.

Escribir canciones es hacer un traje, y hacer un traje a Loquillo, para él y con él, es una odisea solo al alcance de los de la bohemia más seria, los mordidos por la bestia que devora la rutina. No es casualidad que Viento del Este sea un disco para escuchar, pero también para leer. Loquillo cuida cada extremo de su trabajo, y una vez más, el ritual de leer su disco, plagado de atmósferas, de contrastes y felices contradicciones, me ha trasladado a un mundo blanco y ajeno, alejado de la hostilidad reinante en la calle. Para esto hemos dado la cara por la cultura. Para dejarnos soñar, para evadir el tedio. El final de los días lo firma a medias con Leiva y yo podría abrazarme a ese clavo ardiendo: “Pregunté a los clásicos / por mi tendencia suicida / me miraron sonriendo / las excusas siempre son las mismas”.

A Loquillo me une el cariño al rock español, pero también su reverencia hacia los grandes. Si nos gozamos en la poesía de Luis Alberto de Cuenca, si hemos sabido entender del mismo modo el alma de Josu García en cada álbum, si hemos encontrado al fin lugares comunes, es porque en su línea clara, tan nítida como las melancolías de nuestro Gil de Biedma, hemos bailado un rock entre las mil Españas, “país de quijotes, bufones y buscones”. Al fin, la legión y el legado de la banda de rock español más importante de la historia es saber unificar a un pueblo en torno a unos acordes, una voz, y un buen puñado de poesías. Aquí, en Viento del Este, lo que late es el presente de una estrella que ya hace tiempo que no es inmortal –como proclamó- sino eterna.

A veces buscamos razones para comprar un disco y guardarlo con celo en casa, o para ir a un gran concierto como el que Loquillo ha convocado en Las Ventas. Y a veces surgen las dudas, las añoranzas de las edades de oro. Pero de pronto aparecen estas canciones como un relámpago que ilumina la noche y disipa toda penumbra. “Las decisiones tomadas / los bares que cerramos / las locuras que cometimos / los guiones que no escribimos”. Ahora ya sé por qué algunos sueñan con hacer rock and roll y hacen mucho ruido, y otros sencillamente incendian el escenario con una lumbre fugaz y medio acorde humeante entre los dientes. Ahora solo espero que el viento del Este lo deje todo como un páramo en donde pueda florecer, lenta y segura, libre, la gran cultura española.
Comentarios
2  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Itxu Díaz
www.itxudiaz.com Sigue a @itxudiaz en Twitter
Compartir
Pide un concierto de
Loquillo
en tu ciudad


¿Qué es www.pideunconcierto.com?

Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha
Artistas